Un afrodisíaco en la farmacia Balvey

Entre los más de 200 botes de la farmacia Balvey, hay uno que contiene un producto curioso, útil y peligroso a la vez.

Se trata de las cantáridas, unos escarabajos de color verde-azul de los cuales se obtiene la cantaridina, con grandes poderes estimulantes y afrodisíacos que podría ser que tuvieran algo que ver con la muerte de Fernando el Católico.

Parece ser que, a fin de poder dejar embarazada a Germana de Foix, su segunda mujer, el rey Fernando el Católico tomaba un brebaje afrodisíaco y estimulante hecho con testículos de toro (símbolo de potencia sexual), cocinados con frutos secos y especies que se mezclaban con la cantaridina (extraída de los escarabajos machos triturados). Tomándolo conseguía una irritación de la uretra y una erección prolongada.

Este brebaje hecho con cantaridina, no sólo tenía consecuencias afrodisíacas sino que también tenía fuertes contra-indicaciones y era peligroso para la salud y podría haber acelerado la muerte del rey. De hecho, a partir del siglo XVIII se empleaba sólo como veneno.

Si desea conocer todos los detalles de esta historia, puede escuchar el podcast del programa  “No m’expliquis històries” al Matí de Catalunya Ràdio, de la mano de Jordi Creus, editor de la revista Sàpines.

Did you like this? Share it!

0 comments on “Un afrodisíaco en la farmacia Balvey

Comments are closed.